En la actualidad, uno de los primeros pasos que realiza una empresa es crear una página web, con la creencia que así asegurará su presencia en el mundo de la publicidad on line y que los beneficios llegarán rápidamente.

Pero si ese website es desconocido y con poca visibilidad on line, ¿cómo un potencial cliente será capaz de encontrarlo rápidamente en un buscador, para que sea comercialmente viable?. Entonces, poseer una página web, así como una serie de redes sociales asociadas a ellas, no tiene gran valor si no se sustenta sobre objetivos claros y estrategias específicas.

Posicionarse  en los puestos más altos de los buscadores es la meta prioritaria de un emprendedor o empresario que intenta utilizar el universo digital para dar a conocer su trabajo y sus productos. Es una acción harto difícil porque, a menos que sea algo muy específico, la competencia es realmente implacable.

Como en el mercadeo tradicional (marketing offline), el marketing on line requiere que se le dedique esfuerzo y un presupuesto acorde a la tasa de retorno (ROI) de dividendos que se pretende obtener. En este caso se va a presentar la empresa, los servicios o los productos a través de una pantalla de computador o de telefonía móvil en lugar de repartir catálogos y folletos en papel o asistir a ferias y congresos.

El trabajo de posicionamiento web requiere de una constante dedicación, tenacidad y muchísima paciencia. No es una actividad de unos días al inicio y ya. Conlleva una serie de acciones y estrategias bien definidas pero que deben ser lo más originales posible para destacar sobre los competidores.

El uso racional e inteligente de la publicidad on line tiene la grandísima ventaja de que, como estrategia, genera una visibilidad de corte inmediato. Se publica y ya está disponible para los usuarios.

La irrupción en el mercado de Google Adwords ha revolucionado la capacidad de realizar campañas publicitarias prácticas, positivas y, sobre todo de bajo presupuesto gracias a su metodología de Pago Por Click (PPC).

La acción esencial en cualquier acción de publicidad es el marketing de contenidos. Sobre todo, si se está comenzando y la disponibilidad presupuestaria es limitada, escribir es el instrumento más poderoso que se dispone. Pero no es escribir por escribir, es mostrar los valores, productos y habilidades con inteligencia y eficacia. Lo ideal es escribir poco pero con constancia y exhibiendo lo esencial, lo que pueda impactar al lector. Así se obtiene una mayor visibilidad gestionando el esfuerzo y el tiempo Así se demuestra la profesionalidad, lo cual atrae muchos seguidores. En resumidas cuentas escribir con el cerebro.

Como colofón, es importante integrar las redes sociales al contenido que se quiere dar a conocer. Su empleo escueto y vistoso produce un efecto muy poderoso a la direccionalidad hacia blogs y websites elevando considerablemente las visitas deseadas y, de esta manera, la visibilidad que conlleva a una mejora en el tan deseado posicionamiento.

Disfruta nuestra súper promoción