receta de cta

Una parte fundamental a la hora de obtener conversiones es el CTA. El CTA o Llamado a la Acción, es una invitación al usuario a realizar una acción determinada, y es generalmente resaltado con un botón de acción o acompañando al enlace donde queremos el clic.

Considerando su importancia, te traemos una receta para preparar CTAs. Tus usuarios no resistirán la tentación: 

  • Ingredientes: Claridad, consistencia, precisión, ortografía y creatividad.
  • Mise and place: En primer lugar debes conocer a tu audiencia y entender en qué tono puedes hablarles y qué palabras usar de modo que logres motivarlo a la acción. No todas las personas responden a los mismos CTA por lo que uno genérico no tiene buen sabor aquí. Luego debes entender a tu marca, para que el CTA sea pertinente a la personalidad de la misma.

Preparación:

La claridad es vital. Si el usuario no sabe lo que quieres que haga, no puede hacerlo. Dile  exactamente qué hacer y dónde. También es fundamental que sepa lo que va a recibir al hacer clic. Hazle saber claramente qué beneficio le traerá su acción, ¿obtendrá un mejor precio?¿Resolverá su problema? ¿Obtendrá información valiosa?

 

Utiliza mensajes consistentes: Si estas hablando de un registro, no puede decir “Descarga más información”. Debes trasmitir al usuario la confianza de que va a recibir lo que estas ofreciendo, ni más ni menos. Por esta razón, la precisión juega un papel importante en la receta. Debes ser muy breve y conciso, los mejores CTA son cortos, no más de 3 palabras. La precisión hace que el usuario identifique con facilidad lo que ocurrirá al hacer clic.

No pierdas de vista tus objetivos de marketing. Si te planteaste aumentar las ventas a través de una promoción, tienes que darle a tu usuario el sentido de urgencia y de necesidad de comprar, y de aprovechar esta promoción. No le ofrezcas algo diferente, aunque parezca más atractivo.

Cocina los ingredientes a fuego lento: No asustes al usuario con un CTA demasiado agresivo o invasivo. La idea es que sea claro y evidente, pero sin acosar.

Finalmente, sírvelo en un plato de arquitectura persuasiva, donde los elementos de navegación se dispongan hacia el CTA y éste no pase desapercibido, añade ortografía como toque final, y creatividad al gusto.