Cada 30 de julio se celebra el Día Internacional de la Amistad. Fue instaurado por las Naciones Unidas a raíz de una iniciativa propuesta por la UNESCO y tratada por la Asamblea General en 1997.

Según la ONU, se estableció este importante día para que “cultivando lazos de camaradería y fortaleciendo la confianza, podamos contribuir a los cambios fundamentales y necesarios para alcanzar una estabilidad duradera, tejer una red de apoyo social que nos proteja a todos y generar pasión por lograr un mundo mejor, todos unidos por el bien común,…”

Un amigo es un individuo con el quien se crea un lazo identificativo y con quien se comparten similares características, gustos y valores. Se espera que un amigo esté presente en los eventos importantes de la vida, ya sean ante las vicisitudes o en las situaciones celebrativas.

De acuerdo a esta realidad teórica se puede pensar que el concepto de amistad debe ser actualizado para dar cabida a las amistades que hacen vida en las redes sociales. Y, de seguro, existirán miles de razones para defender o no la percepción y consecuente perpetuación de la noción de amistad virtual .

Un sujeto promedio normalmente reconoce una o dos personas como amigos íntimos, con quienes mantiene un trato continuo, con alto grado de sensibilidad. En otra medida se ubican aquéllos con los que se siente afinidad y cariño por ellos. Y en otro escaño encontramos al resto, a quienes se trata superficialmente y por bastante menos tiempo.

Hace más de 2300 años, el filósofo griego Aristóteles expresó una frase que tiene gran actualidad en la relación informática: “El amigo de todo el mundo no es un amigo”.

Los adolescentes y jóvenes adultos de hoy en día nacieron en un tiempo donde las redes sociales y el desarrollo de contenidos digitales han transformado la comunicación en un medio masivo que posibilita la creación de vínculos estableciendo así nuevos reconocimientos sobre los relaciones de amistad.

Pero las generaciones anteriores piensan que las relaciones personales verdaderas deben manifestarse en formas de comunicación  más personal, más física, donde los gestos, la actitud y el tono de voz exaltan el valor de la relación. Para ellos las redes sociales deben actuar sólo como medios de soporte, nunca como sustitutos.

Una gran ventaja que ha traído la integración de Internet es la facilidad de comunicarse con inmediatez y a bajo costo con personas ubicadas a grandes distancias. La sustitución del correo tradicional por herramientas como Whatsapp, Skype o Facebook, entre otros, ha permitido el mantenimiento de relaciones que, de otra forma, se hubieran perdido en el tiempo y la distancia. A la vez es posible compartir fotos, videos y mantener contactos en grupo, todo ello en tiempo real.

En cualquier medio, lo importante para mantener una amistad, virtual o real, es que debe estar basada en la confianza, en la libertad y en el respeto individual y colectivo. Las redes sociales, por sí mismas, no son medios para crear o mantener amistades, simplemente constituyen poderosas herramientas para tales fines y sus consecuencias relacionales van a depender únicamente del empleo racional y responsable que realicen sus usuarios.

Disfruta nuestra súper promoción