headset para webinar

Cuando se ejecuta bien, el webinar es una estrategia de marketing de gran alcance y una herramienta educativa, además de ser una forma efectiva de comunicarse con muchos usuarios sin restricciones geográficas o de tiempo.

Proporcionar información relevante, útil, oportuna y pertinente permite aportar valor a una audiencia que te ha entregado su recurso más valioso: su tiempo.

Pero la producción de un webinar efectivo puede traer consigo numerosos obstáculos, y muchas personas y organizaciones los evitan, por temor al tiempo que consume la generación de los contenidos, el manejo de los detalles técnicos, o en algunos casos el temor a hablar en público.

Para tener éxito y evitar estos contratiempos, Robin Neifield nos recomienda cuatro estrategias para ejecutar presentaciones de calidad, desde la creación hasta la entrega.

Paso 1: La preparación

Comienza por tener absolutamente claro el público de la presentación. No se puede llegar a todo el mundo, así que lo mejor es priorizar tus esfuerzos e investigar profundamente para entender las preferencias de estilo y contenido de tu segmento.

Cuanto más sepas acerca de tu audiencia y sus necesidades y preferencias, mejor orientada estará tu presentación, y es más probable que los usuarios se inscriban, permanezcan, comenten y compartan la presentación.

Reúne un brief para el equipo que desarrollará el contenido, donde describas las expectativas y necesidades de la audiencia. Ese brief debe definir tus metas e informar directamente el contenido que deseas desarrollar.

  • ¿Cuáles son los objetivos del espectador al asistir a este seminario?
  • ¿Cómo se puede satisfacer esos objetivos a través de diversos enfoques de aprendizaje?
  • ¿Qué tono y lenguaje debes utilizar?
  • ¿Cuánto tiempo necesitas para ilustrar puntos clave y cuánto tiempo puedes mantener la atención de la audiencia sobre este material?
  • ¿Hay elementos interactivos involucrados?
  • ¿Qué pasará con el contenido después del evento?
  • ¿La audiencia será homogénea o representará a diversas áreas?
  • ¿Qué plataforma vas a utilizar?

Deja suficiente tiempo para reunir un gran contenido, dejarlo reposar durante unos días o semanas, y pasarlo por una edición crucial.  Conseguir un director de proyecto y un poco de ayuda en el diseño ayudará a pulir el producto final y evitar una lucha de última hora.

Paso 2: Creación del contenido

Utiliza el resumen del proyecto para desarrollar un esquema de contenido. La audiencia es quien importa, por lo que olvida el argumento de venta y concéntrate en el beneficio para los asistentes. Mientras más relevante y valiosa sea, mayor éxito tendrá.

Piensa bien en la idea central para reducirla a un argumento sucinto, y luego busca maneras de ilustrar tus argumentos de apoyo de manera creativa y memorable.

Contempla pausas lógicas para que tu público absorba la información.
Obtén ayuda (diferentes perspectivas pueden enriquecer el contenido). Busca otras fuentes que consoliden la información, teniendo cuidado de atribuir adecuadamente el trabajo de los demás.

Investiga qué otros recursos están disponibles. Lo que buscas es agregar valor (no repetir lo que se ha dicho muchas veces) y posiblemente iniciar una conversación.

Deja tiempo para hacer preguntas si el formato lo permite, pero prepárate con algunas preguntas y respuestas propias en caso de que tu audiencia sea tímida, o se haya dormido.

Paso 3: Entrega del contenido

Ni siquiera el mejor contenido puede superar una presentación aburrida. Recuerda que las personas responden bien al storytelling, así que proporciona casos de estudio, anécdotas y elementos interactivos o narrativos que hagan tu presentación memorable.

El contenido de la diapositiva debe ser secundario a la narración y lo más visual posible.

Igual que al escribir para la web, mientras más sencillo y concreto seas, mejor. Si tu audiencia incluye diferentes niveles de experiencia, aclara desde el principio exactamente lo que vas a cubrir y no utilices excesiva jerga profesional que pueda ser confusa para algunos.

La práctica te ayudará a sincronizar el tiempo, reducir los nervios, y mejorar tu presentación. Como hablar en público no es algo natural para la mayoría de nosotros,  practica tantas veces como sea necesario para perfeccionar tu narración y hacer una presentación interesante.

La mejor manera de hacerlo es con una audiencia de verdad. Pide a algunos amigos que asistan a unas sesiones de práctica, con un cronómetro y un bloc de notas, y solicita su feedback para que puedas mejorar el producto final. Practica también el uso de tu plataforma tecnológica al menos una vez antes de la presentación, de modo que no tengas vacilación con las herramientas ni inconvenientes inesperados.

Paso 4: Promoción

En realidad la promoción no es el último paso. Al contrario, debe comenzar al mismo tiempo que la planificación. Utiliza el resumen del proyecto (paso 1) para elaborar una descripción del webinar centrada en el beneficio para la audiencia, y el valor que aportará, y luego comienza a correr la voz en todos los canales.

El plan de promoción varía con el contenido, objetivo y audiencia, pero lo básico es el uso de las plataformas y comunidades donde participe tu audiencia, y a través de los canales apropiados para tu público.

Utiliza tu sitio web, blogs, listas de correo electrónico y tus redes sociales para difundir la promoción entre tus usuarios. Luego utiliza otros medios digitales para extender la  invitación a aquellos que no se han enterado.

Si tu webinar tiene patrocinantes o estableciste alguna alianza, usa sus comunidades, redes y medios propios para promoverlo. Utiliza canales offline y online para correr la voz y elimina obstáculos (como extensos formularios de registro) para maximizar la participación.

El día anterior envía un recordatorio a los asistentes registrados, y envía otro una hora antes del webinar.
En función de tus recursos y tu presupuesto, las redes sociales como Facebook ofrecen la particularidad de promocionar el evento con generación de lead, call-to-action o con contenido patrocinado, Slideshare y LinkedIn también pueden ser de gran provecho por su audiencia específica y características.

Durante la planificación del webinar, puedes invitar a asistir (o incluso a participar como ponente) a personas influyentes que puedan correr la voz entre sus audiencias.

Finalmente, no te olvides de analizar lo que funcionó y lo que no, para mejorar los esfuerzos futuros.

Un webinar es una inversión y debe ser concebido de esa manera. Si tienes algo que decir y estás dispuesto a poner esfuerzos y recursos en su creación, entrega, y promoción, puedes esperar un sólido retorno de esa inversión.

Tomado de. http://www.clickz.com/clickz/column/2432849/4-steps-to-creating-your-best-webinar-ever

Comunícate con nosotros...